¿Es conveniente el pinzamiento tardío del cordón umbilical?

cordon_pinzamientoAl producirse el nacimiento de un bebé, el médico o la matrona pinzan el cordón umbilical que le une con su madre en dos puntos del mismo, y lo cortan entre medias de ambos, para separar al bebé de la madre y evitar así la pérdida de sangre, tanto del bebé como de la placenta. Normalmente siempre queda algo de sangre dentro del cordón umbilical. Y es precisamente esta sangre, que de otra manera sería desechada junto con la placenta, la que se recoge, para conservar las células madre que contiene. Es a esto a lo que nos referimos cuando hablamos de “guardar la sangre del cordón umbilical”.

Durante los últimos 20 años han ido surgiendo varias publicaciones médicas que exaltan los beneficios para el bebé del pinzamiento tardío del cordón umbilical. La principal ventaja sería el aumento de los niveles de hierro en el recién nacido y la reducción del riesgo de anemia durante los primeros meses de vida. Tener un buen nivel de hierro es básico para el desarrollo cerebral durante los primeros años, y se ha comprobado que la mejor manera de aumentar la ferritina en la sangre del bebé es dejar que reciba toda la sangre que queda dentro del cordón umbilical, esperando algo más tiempo (en algunos casos, hasta que se colapsa) para realizar el pinzamiento y separar al bebé de la madre. Por eso algunos creen que es preferible el pinzamiento tardío del cordón umbilical. El problema es que cuando se realiza este pinzamiento tan tardío para permitir que el bebé reciba toda la sangre posible del cordón umbilical, ya no queda después más sangre en el mismo. Y por tanto, no hay posibilidad de almacenarla, bien sea para donación pública o para depósito privado. De modo que para conseguir una supuesta ventaja, tendríamos que perder la posibilidad de conservar el tesoro biológico que suponen las células madre del cordón umbilical. ¿Cómo resolver este dilema?

No está demostrado que el pinzamiento temprano del #CordónUmbilical provoque ictericia y déficit de hierro Clic para tuitear

CUÁNDO UN PINZAMIENTO ES “TARDÍO”

Para resolver esta dificultad lo primero es definir qué entendemos por pinzamiento “tardío” como contraposición a pinzamiento “temprano”. Normalmente, “temprano” se entiende entre 10 segundos y 1 minuto después del parto, mientras que “tardío” se entiende entre 30 segundos y 5 minutos. Sin embargo, no todos los expertos coinciden con las cifras. Un estudio del 2006[1] definía pinzamiento “temprano” el que se realiza entre los 10 y los 15 segundos tras el parto, y “tardío”, aquel que se realiza una vez pasados 2 minutos o más. Otro estudio[2] parecido, más reciente, define “temprano” como menos de 15 segundos y “tardío” como más de 1 minuto después del nacimiento. Como se puede ver, no hay unanimidad en la definición de los conceptos de “temprano” y “tardío”. Esto añade una dificultad importante para defender una postura o la contraria.

LO QUE OPINAN LOS GINECÓLOGOS

La Asociación Americana de Ginecólogos y Obstetras (ACOG) dijo en el año 2012[3]: “Actualmente no existe evidencia científica suficiente para justificar las ventajas o inconvenientes de retrasar el pinzamiento del cordón umbilical en partos a término producidos en maternidades con recursos de tratamiento. No obstante, retrasar el pinzamiento del cordón umbilical hasta 60 segundos puede ser beneficioso para aumentar los niveles de hierro en sangre y el volumen total de sangre del bebé…” Unos años antes [4] la Asociación Canadiense de Ginecólogos también recomendaba retrasar el pinzamiento del cordón umbilical hasta 1 minuto después del parto en el caso de bebés prematuros (<37 semanas).

En España, La Guía de Práctica Clínica sobre Atención al Parto Normal[5] publicada en el 2010, sugiere el pinzamiento del cordón umbilical a partir del segundo minuto o tras el cese del latido del cordón umbilical. Sin embargo, también señala que no existe evidencia suficiente que sugiera que el momento del pinzamiento tenga impacto en la incidencia de hemorragia posparto. Y propone como una línea de investigación futura ampliar el conocimiento sobre el momento adecuado del pinzamiento del cordón umbilical para lograr un correcto balance riesgo-beneficio del niño y de la madre.

BENEFICIOS DEL PINZAMIENTO TARDÍO

Todos los estudios sobre pinzamiento tardío del cordón umbilical señalan la ventaja de esta práctica por sus resultados en cuanto a los niveles de hierro en el bebé y a un menor riesgo de anemia ferropénica durante los primeros meses de vida. Sin embargo no hay unanimidad en los estudios en cuanto a la propia definición de “nivel de hierro” ni sobre cuál debería ser su nivel adecuado. Además, en los estudios citados ni siquiera hay coincidencia en los niveles de hierro alcanzados en los grupos con pinzamiento tardío y temprano. Una de las razones que podría motivar esta diferencia sería los niveles de hierro, no de los bebés, sino de sus madres… Para mayor complicación, los estudios mezclaban madres de países con bajos recursos (India, Libia, México…), junto con madres de EEUU, de diferencias económicas y de nivel de vida evidentes. Sólo uno de los estudios realizado en México[6] analizaba la influencia de los niveles de hierro en la madre, descubriendo que este era el factor más determinante sobre los niveles de hierro del bebé, sobre todo cuando la madre tenía <9µg/L.

No obstante lo anterior, en un estudio realizado en Suecia en el año 2011[7], donde se midieron los niveles de ferritina a los cuatro meses de nacer en dos grupos de bebés, con pinzamiento temprano (15 segundos) y tardío (>3 minutos), los autores demostraron que había mejores niveles de ferritina y menores casos de anemia ferropénica en el grupo de pinzamiento más tardío. Esto vendría a justificar la tesis de que sería preferible esperar a cortar el cordón umbilical, aunque ello impidiera recoger las células madre. Sin embargo, al repetir el análisis a los 12 meses de vida se encontraron con que no había diferencia alguna entre ambos grupos en cuanto a los niveles de hierro y anemia. Por si acaso, y dado que los niveles de hierro son críticos para el desarrollo cerebral, los investigadores también comprobaron el desarrollo neurológico de los niños, pero tampoco encontraron diferencias significativas en ambos grupos. Este análisis del nivel de desarrollo neurológico se volvió a repetir a los 4 años. Y se comprobó de nuevo la inexistencia de diferencias significativas entre ambos grupos. Por tanto, se puede afirmar que no es cierto que un pinzamiento temprano tenga como consecuencia un impacto en la disminución de los niveles de ferritina en el bebé a medio-largo plazo, ni tampoco en su desarrollo neurológico.

RIESGOS DEL PINZAMIENTO TARDÍO

Mucha gente cree que un pinzamiento temprano del cordón umbilical se relaciona con la aparición de problemas de ictericia en el bebé, pero la realidad es que no existen estudios que lo demuestren. Seguramente hay factores más importantes para decidir cuándo se debe cortar el cordón umbilical, como por ejemplo, tener en cuenta cuándo el bebé empieza a respirar por sí mismo. En ciertos casos, un pinzamiento tardío podría incluso provocar un efecto contrario al deseado: Que parte de la sangre del bebé regrese de nuevo a la placenta, disminuyendo con ello el volumen total de sangre del bebé. También se observa que existe un aumento de niños con policitemia (producción exagerada de glóbulos rojos) entre los casos de pinzamiento tardío[8].

Cortar el #CordónUmbilical entre 30 y 60 segs permite recibir el máximo de sangre y tb recoger las #CélulasMadre Clic para tuitear

¿SERÍA POSIBLE REALIZAR UN PINZAMIENTO TARDÍO Y TAMBIÉN RECOGER LAS CÉLULAS MADRE?

¿Sería posible retrasar entre 30 segundos y 1 minuto el pinzamiento del cordón umbilical para conseguir que el bebé pudiera recibir el aporte extra de sangre, y a la vez lograr que se pudiera recoger la sangre que todavía queda en el cordón umbilical?

El 80% de la sangre que hay en el cordón umbilical entra en el bebé en el primer minuto tras el parto. Por tanto, mantener al bebé “conectado” a la madre durante más tiempo no se traduce en un aumento significativo de la sangre que éste vaya a recibir. Si tenemos en cuenta que, como hemos señalado, no hay diferencias significativas en bebés a término en cuanto a sus niveles de ferritina a medio-largo plazo ni en su desarrollo neurológico, podemos concluir que no es necesario mantener más de 1 minuto al bebé tras el parto sin cortar el cordón umbilical. Por el contrario, hacerlo así podría llegar a resultar contraproducente. Al cortar el cordón umbilical en un tiempo máximo de 1 minuto tras el parto, todavía queda la opción de recoger la sangre que queda dentro de él, y que es una rica fuente de células madre. Al hacerlo así se logra que el bebé reciba la cantidad adecuada de sangre y permite beneficiar al niño o sus familiares al conservar las células madre de la sangre del cordón umbilical, si se guardan privadamente, o a un tercero, si se donan a un banco público y finalmente son procesadas y almacenadas allí.

CONCLUSIÓN: Si la madre no tiene déficit de hierro y el embarazo es de >37 semanas, cortar el cordón umbilical en un plazo de entre 30 segundos y 1 minuto tras el parto es lo ideal para permitir que el bebé reciba el máximo volumen de sangre y que también se puedan recoger las células madre de la sangre del cordón umbilical, cuando los padres así lo desean.


[2]
McDonald SJ, Middleton P, Dowswell T, Morris PS. Effect of timing of umbilical cord clamping of term infants on maternal and neonatal outcomes. Evidence-Based Child Health. 2014 Jun 16; 9(2):303-397 Cochrane Review Journal DOI:10.1002/ebch.1971.
[1]
Hutton EK, Hassan ES. Late vs early clamping of the umbilical cord in full-term neonates: systematic review and meta-analysis of controlled trials. JAMA 2007; 297(11):1241-52.

[3] ACOG: The American College of Obstreticians and Gynecologists, Committee opinion. Timing of umbilical cord clamping after birth. Number 543, Dec 2012

[4] SOGC: Leduc D, Senikas V, Lalonde AB, Ballerman C, Biringer A, Delaney M, Duperron L, Girard I, Jones D, Lee LS, Shepherd D, Wilson K; Clinical Practice Obstetrics Committee; Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada. Active management of the third stage of labour: prevention and treatment of postpartum hemorrhage. J Obstet Gynaecol Can. 2009 Oct; 31(10):980-93.

[5] http://www.msc.es/en/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/guiaPracClinPartoCompleta.pdf

[6] Chaparro CM, Neufeld LM, Tena Alavez G, Eguia-Líz Cedillo R, Dewey KG. Effect of timing of umbilical cord clamping on iron status in Mexican infants: a randomised controlled trial. Lancet. 2006; 367:1997-2004

[7] Andersson O, Hellström-Westas L, Andersson D, Domellöf M. Effect of delayed versus early umbilical cord clamping on neonatal outcomes and iron status at 4 months: a randomised controlled trial. BMJ 2011; 343:d7157.

[8] Hutton EK, Hassan ES. Late vs early clamping of the umbilical cord in full-term neonates: systematic review and meta-analysis of controlled trials. JAMA 2007;297(11):1241-52.

Si quieres que te avisemos del próximo post, escribe tu email debajo

¡Ah! Por supuesto no necesitas ser familia Cells4Life para suscribirte, pero si quieres puedes contratar aquí.


Si quieres que te avisemos del próximo post, apúntate aquí:




Respetamos tu privacidad. No cederemos tus datos a nadie.

Si este post te ha parecido interesante, ayúdanos compartiéndolo en tus redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
1Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies